Abogacia | Agro | Biografías | Ciudad | Clima | Cultura | Deportes | Economía | Educación | Elecciones | Entretenimiento | Espectáculos | Gobierno | Medio ambiente | Periodísmo | Política | Religión | Salud | Seguridad | Sociales | Tecnología | Turismo | Universitarias | Enviar noticia
Relevantes Hallazgos Arqueológicos en 2011
Momias, vestigios olmecas y mexicas, una cocina real maya, cementerios prehispánicos y restos de animales prehistóricos, son algunos de los descubrimientos registrados por el INAH
Cultura Ciudad
Teotihuacán, Estado de México
Todoteotihuacan.com
2011-12-20 21:17:00
VISITAS: 2696


Teotihuacan, Méx.- La riqueza del territorio mexicano en vestigios arqueológicos ocultos en el subsuelo o sumergidos en diferentes depósitos de agua, hizo de este 2011 un año fecundo en materia de hallazgos, todos ellos resultado de proyectos de investigación interdisciplinarios, coordinados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta).

Los especialistas del INAH, y sus colegas de otras instituciones, contribuyen con la interpretación de estos descubrimientos a configurar distintos sucesos ocurridos lo mismo durante la Prehistoria, que en la época prehispánica o colonial, en varias zonas de lo que hoy es México. Entre los hallazgos, que seguirán reportando conocimientos en los meses y años venideros, conforme avancen los estudios, destacan los siguientes:

Prehistoria bajo el agua de Q. Roo. Un cráneo humano y huesos de megafauna prehistórica —entre ellos los de un gonfoterio—, cuya antigüedad podría rebasar los 10 mil años, fueron detectados en el sitio “Hoyo Negro”, que forma parte del sistema de cuevas inundadas Aktún-Ha, en Quintana Roo.

La exploración de esa cueva sumergida comenzó hace cuatro años y debido a que los materiales se encontraron separados a una distancia de entre 20 y 30 metros, aún no es posible establecer si corresponden a un mismo evento, ni su datación exacta. Aunque cabe citar que la época en que subió el nivel del agua, anegando estas cavidades, coincide con la extinción de la megafauna en el periodo Pleistoceno, hace 8,500 o 9,000 años.

Escalinata jeroglífica en Campeche. El hallazgo de una escalinata con glifos en el sitio maya El Palmar, en el sureste campechano, llevó a determinar que esta antigua ciudad mantuvo contactos con las metrópolis de Copán, hoy Honduras, y Calakmul, en esa misma entidad, hace casi mil 300 años, antes de que éstas urbes fueran derrotadas por las ciudades de Tikal y Quiriguá (Guatemala), entre 736 y 738 d.C.

Expertos del INAH y de las universidades de Arizona (EU), y Nacional Autónoma de México, llevaron a cabo el rescate, preservación y desciframiento preliminar de esta escalinata de seis peldaños, que conserva 90 bloques con más de 130 cartuchos o conjuntos jeroglíficos mayas, los cuales refieren a sucesos registrados en el periodo Clásico (250-900 d.C.).

Otro jugador de pelota en Zacatecas. En Teúl, sitio al sur de esta entidad, el cual es habilitado por el INAH para su apertura al público en 2012, arqueólogos localizaron una escultura cilíndrica que representa a un jugador de pelota que, a diferencia de otra hallada a fines de 2010, se encontró completa. Ambas piezas fueron talladas entre 900 y 1100 d.C., y sus dimensiones oscilan en 1.75 m de alto y 56 cm de diámetro.

Estas figuras en piedra son únicas en su tipo en todo lo que fue el área mesoamericana, pues únicamente se han reportado otras esculturas similares en la Zona Arqueológica de Toniná, en Chiapas, las cuales representan a cautivos de guerra.

Cementerio prehispánico en Tabasco. La muestra esquelética más grande recuperada hasta ahora en las llamadas Tierras Bajas Noroccidentales del área maya, fue descubierta en tres montículos ubicados en la periferia de la Zona Arqueológica de Comalcalco. Se componía de 116 entierros con más de 1,000 años de antigüedad, 66 de ellos (descubiertos al interior de urnas) correspondían a individuos de la elite del lugar, y los 50 restantes a personas del pueblo, que fueron dispuestos como acompañantes.

Asociados a los entierros, también se encontraron, silbatos y sonajas de cerámica —que representan tanto a animales como a hombres y mujeres ricamente ataviados—, decenas de navajas, cuchillos y desechos de talla de pedernal y obsidiana, fragmentos de metates y más de 70 mil tepalcates.

Guerreros de Copán en sitio chiapaneco. En Toniná, Chiapas, se han ubicado esculturas que representan a cautivos de guerra, y este año fue hallado un par (de 1.5 m de alto) que corrobora la alianza que sostuvieron hace 1,300 años, los señoríos de Copán (Honduras) y Palenque (México) contra esta ciudad maya.

Desde 688 y hasta 714 d.C., con el fin de controlar el río Usumacinta y sus afluentes, Palenque y Toniná protagonizaron diversas batallas, de manera que las dos figuras de guerreros prisioneros descubiertas al sur de la cancha del Juego de Pelota —las cuales tienen inscripciones jeroglíficas—, refieren que ésta última fue la ciudad victoriosa de esa disputa.

Xiximes sí practicaban la antropofagia. Estudios de antropología física realizados a aproximadamente cuatro decenas de huesos, descubiertas por arqueólogos en casas en acantilado (viviendas dentro de cuevas) distribuidas en la Cueva del Maguey, en la Sierra de Durango, confirmaron que los indígenas xiximes practicaron la antropofagia con fines rituales, una costumbre de la cual se les acusaba en documentos coloniales.

Las huellas de corte y de haber sido hervidos, encontradas en 80% de la muestra ósea (datada hacia 1450 d.C.), revela que el canibalismo no era una práctica cotidiana, sino ritual, celebrada sólo entre xiximes, es decir, que únicamente se consumían entre ellos, para ‘alimentarse del alma del otro’.

Relieve olmeca en Morelos. La presencia de la llamada “cultura madre” de Mesoamérica fue vasta en lo que hoy es el estado de Morelos, como se confirmó este año con el hallazgo de un relieve olmeca de 2,800 años de antigüedad en el sitio de Chalcatzingo, con el cual suman poco más de 40 bajorrelieves recuperados en ese lugar.

Debido a que el monumento —de 1.5 m de alto y una tonelada y media de peso— se halló fragmentado en 11 partes, durante varios meses restauradores del INAH efectuaron labores de conservación, que ahora permiten admirar el relieve que muestra a tres felinos de perfil, sentados y mirando hacia el poniente, escena que está rodeada por grandes volutas.

Momias tarahumaras en Sierra de Chihuahua. Dos cuerpos humanos parcialmente momificados con una antigüedad entre 800 y 1,000 años, fueron recuperados en la Cueva El Gigante, en el municipio de Guerrero. Con éstos, suman diez las momias registradas en esa cavidad, además de 13 esqueletos.

La cantidad de restos humanos, correspondientes tanto a lactantes, como jóvenes y adultos, sugiere que el abrigo rocoso fue usado por los antiguos rarámuri o tarahumaras, como un cementerio en 1000 o 1200 d.C. Al parecer, los individuos fueron colocados sobre el suelo de la cueva como bultos, y alrededor les pusieron ofrendas, luego de lo cual la entrada de la cavidad fue sellada con un muro de tierra, las condiciones del lugar ayudaron a que los restos se preservaran, y de esta manera se dio una momificación natural.

Plataforma frente al Templo Mayor. En el Centro Histórico de la Ciudad de México, frente a los restos del Templo Mayor de la antigua México-Tenochtitlan, el principal edificio sagrado de los mexicas, arqueólogos descubrieron una gran plataforma circular que podría contener los restos de algunos de los gobernantes de esa ciudad prehispánica.

Esta construcción ceremonial o cuauhxicalco, de aproximadamente 15 m de diámetro y 1.5 m de altura, fue realizada entre 1469 y 1481 d.C., durante el mandato del tlatoani Axayácatl. La plataforma está edificada con piedras de tezontle, unidas con lodo, y recubrimiento de estuco, y tiene empotradas 19 cabezas de serpiente hechas en basalto, a manera de clavos arquitectónicos.

Cocina de la realeza maya. En el espacio conocido como El Palacio, en la Zona Arqueológica de Kabah, en la región Puuc o serrana de Yucatán, se exploró un área (de 40 m de longitud por 14 de ancho) que debió funcionar —hacia 750-950 d.C.— como el lugar para elaborar los platillos que alimentarían a los señores de esa ciudad maya.

Restos arquitectónicos de mampostería y gran cantidad de cerámica, artefactos de piedra, metates y huellas de fogones, con más de 1,000 años de antigüedad; refieren las actividades culinarias que se realizaban en la residencia de la élite de Kabah, mismas que implicaban el manejo de grandes volúmenes de comida, como se infiere por el número y tamaño de los utensilios encontrados.

Entierros prehispánicos en Mérida. A escasos 100 m del zócalo de la capital yucateca, en el Parque Hidalgo, fue localizado un par de entierros mayas de 2 mil años de antigüedad, aproximadamente. Un hallazgo único, si se considera que en la ciudad meridana sólo habían sido descubiertos enterramientos coloniales y del siglo XIX.

Uno de los esqueletos prehispánicos se encontró entero y acompañado de cerámica, mientras que el otro —del cual se hallaron restos de huesos calcinados y cenizas— estaba contenido en una vasija, por lo que se infiere pudo tratarse de una cremación. Con estos descubrimientos, los investigadores tienen los primeros elementos para el estudio de las costumbres funerarias en la antigua región maya de Joo, hoy Mérida.




Esta información también podría interesarte
|
Guardar o compartir
Comparte tu opinión
Por favor considera que todos los comentarios serÁn moderados antes de ser publicados.
DE MANERA AUTOMATICA SON BLOQUEADOS AQUELLOS MENSAJES QUE CONTENGAN GROSERIAS.
todoteotihuacan.com - El portal del Valle de Teotihuacan
Teotihuacan, Estado de México

El Portal más Importante de Noticias del Valle de Teotihuacan.